NOLLY ALMONACID

Artesanos Maestros vigentes en su oficio, Chiloé.

$ 0

Tallado en madera.
Se dedica al tallado en madera desde 1976.  Este oficio fue aprendido de su padre, que era carpintero. Se inició por la necesidad de apoyar económicamente a su familia, ya que eran 14 hermanos, de ellos la mayoría dedicados al mar, y a sus padres se les dificultó demasiado el sostener a la numerosa familia.
Al inicio sus artesanías consistían en figuras “frías”, “solas”.  Los cambios se iniciaron hace 20 años, con paisajes tradicionales. Aparecieron figuras mitológicas. En 1997 viajó a la feria internacional de la Universidad Católica y expuso durante 8 años en Santiago.
Éste es un trabajo que lo apasiona y que siente como una vocación, ya que además ha sido el sustento familiar desde sus inicios.
Actualmente trabaja en su casa- taller, ubicada en la Feria de Quellón. Considera que para su oficio es muy importante el apoyo familiar, y los involucra a todos. Su hijo mayor ha trabajado en el taller, pero le han dado la posibilidad de conocer otras oportunidades de trabajo, con el objetivo que elija a futuro una ocupación definitiva.
Utiliza madera de ciruelillo (Embothrium coccineum) para sus tallados, pues dice que no es un árbol muy explotado, ya que para los mueblistas es muy difícil de pulir.  La obtiene de vendedores en zonas aledañas a Quellón y también de personas que viven en el campo y que ocasionalmente comercializan la especie. Sus herramientas son principalmente el cepillo, serrucho, martillo y formón. La etapa del tallado que requiere mayor trabajo y dedicación es llegar a formar la figura. 
En sus trabajos, como una forma de rescate, mezcla pasado y presente, intentando transmitir las tradiciones y cultura de Chiloé,  la magia, trabajos típicos, la brujería, costumbres y mitología. Cuando realiza logos para empresas, escudos para ciudades, casas y hoteles, les inserta motivos aludisivos a la cultura isleña, tratando  “siempre de sacar a Chiloé para afuera”. Lo suyo es un tallado donde las figuras van cambiando en el tiempo, y en el que calidad y terminaciones son logradas a cabalidad ,  pues su objetivo es que el producto se venda solo. Cree que es clave trabajar de manera constante, para mantenerse vigente. Además, siempre está enseñando lo que sabe acerca del tallado a artesanos jóvenes, personas que desean aprender o perfeccionarse. Para él, las oportunidades se dan “todos los días". Siempre tiene encargos, con turistas que visitan su taller todo el verano y otros que lo mantienen ocupado en el invierno. Pero no se quiere ampliar, ni tener carácter industrial, porque perdería su sello artesanal. Firma cada trabajo que hace con su nombre “Noly”, y esto es reconocido y valorado.
Quellón, Comuna Quellón.
Enero 2007.
"Artesanos Maestros vigentes en su oficio, Chiloé". Proyecto Fondart 2007
Fotografías de Stefan Bartulín